amoc

Featured articles

The repressive response to this non-violent action might be the first application in all its weight  of the “gag laws” (Reform of Penal code and Law of Protection Civil) against a conscious action of civil disobedience since they came into force in mid 2015, (strongly opposed by a large, diverse sector of society). Antimilitaristes-MOC  are calling on this sector for support in order to face this repressive state action, (administrative repression and economic repression), and  in order to continue to be able to use non-violent means of civil disobedience.

La història del moviment pacifista i d'objecció de consciència a Alacant, València i Castelló entre el 1971 i el 2002 –els anys del consell de guerra a la primera persona que es va negar a incorporar-se a files per motius polítics i el de la fi del servei militar obligatori– es resumeixen en una cinquantena de caixes que contenen tot el material d'una època cabdal de la nostra història recent i que, des de la passada setmana, es troben en la seu de l'Arxiu de la Democràcia en la Universitat d'Alacant.

Este año, desde antimilitaristes-moc, aparte de las organizaciones locales habituales de la ciudad de València, recomendamos especialmente a las personas que expresan su negativa a financiar el militarismo y la preparación de la guerra haciendo objeción fiscal en la declaración de la renta, que desvíen el dinero que objetan a Familias por la Libertad, una organización de familiares de desaparecidos en Siria liderada por mujeres que reclama la liberación de las decenas de miles de persones detenidas y desaparecidas arbitrariamente por el Estado si

La Campanya “Desmilitaritzem l'educació: desmilitaritzem Expojove” que reuneix a més de 60 organitzacions pacifistes, sindicats d'ensenyament, d'estudiants, associacions de mestres, i de pares i mares han s’ha reunit recentment per a tornar a centrar la seua tasca en aconseguir la desaparició de l’exèrcit i altres cossos armats de la fira infantil i juvenil Expojove, com a un primer pas més urgent i concret d’una campanya més ampla contra la presència de les institucions i els continguts militars als espais educatius.

En su libro “Cómo la no violencia protege al Estado”, Peter Gelderloos afirma que la noviolencia es inefectiva, racista, estatista, patriarcal, inferior táctica y estratégicamente, y engañosa. Su ataque contra la noviolencia es feroz e implacable. Para valorar las afirmaciones de Gelderloos, primero resumiré mi argumentación a favor de la noviolencia y la argumentación en contra de la violencia que se deriva de ella. A mi juicio, los argumentos de Gelderloos se basan en una doble vara de medir bastante extendida.

El libro publicado por Ediciones Nefoé recoge traducciones realizadas por Antimilitaristes - MOC y Flores en Daraya de artículos e informes sobre el activismo noviolento en Siria elaborados a partir de los testimonios de sus participantes, desde 2011 hasta la actualidad, tanto frente al brutal régimen militar sirio, como frente a determinadas milicias extremistas como HTS (ex Al-Nusra) en la región de Idlib, y Daesh, en Raqqa.

Como cada año durante estos meses, el Estado llama a nuestras puertas para recordarnos nuestra obligación de contribuir al mantenimiento de sus arcas, y como cada año también, centenares de personas aprovechan el verse convertidas por un momento en sujetos activos para hacer política antimilitarista de base.Estas personas calculan qué parte de sus impuestos sobre la renta corresponden a lo que destina el Gobierno en los PGE --presupuestos generales del estado-- al funcionamiento de la maquinaria militarista.

La revolución siria está atrapada en una compleja red de desafíos, incluyendo un movimiento noviolento en declive, grupos militantes volátiles, y actores regionales e internacionales que son más activos en el conflicto que los propios sirios. Sin embargo, ocultos por esta sombría realidad, todavía existen personas activistas noviolentas que trabajan tanto en la sombra como a plena luz del día, dentro de las fronteras de Siria y en el extranjero. Estas personas se esfuerzan por mantener viva la llama de la revolución noviolenta, a pesar de las abrumadoras fuerzas que actúan contra ellos.