Noviolencia

Los sirios hacen retroceder el extremismo en Idlib sin intervención militar

En un país agotado por la lucha armada y la presencia de grupos extremistas, las iniciativas civiles locales han demostrado ser más eficaces en la construcción de la paz que el aumento de la participación militar. En la ciudad de Idlib, los ciudadanos comunes y corrientes han demostrado que son capaces de administrar sus asuntos civiles, aliviar el sufrimiento a nivel local y hacer retroceder el extremismo por sí mismos.

Por qué el apoyo al activismo noviolento en Siria es clave para acabar con la guerra

Las voces de estas luchadoras noviolentas debe ser amplificada en los medios de comunicación, sus muy limitados presupuestos deben recibir aportaciones suficientes para varios años, y deben sentir la solidaridad internacional. Los donantes de ayuda deben prestar mayor atención al apoyar  la movilización comunitaria encabezada por la población siria en lugares que, o bien están bajo el control de los grupos extremistas, o amenazados por ellos. Por ejemplo, en la ciudad de Idlib, un reciente proceso organizativo comunitario noviolento, ha forzado la retirada del grupo extremista Jaish al-Islam. Esto es crucial para debilitar la tenaza del extremismo violento en las comunidades locales y ofrecer una alternativa a la gente de Siria. Los esfuerzos de estos grupos cívicos, junto con los esfuerzos diplomáticos del pueblo sirio y los demás actores internacionales a través de todo el espectro político e ideológico, algún día llevarán la guerra a su final.

Cómo la noviolencia es tergiversada

En su libro “Cómo la no violencia protege al Estado”, Peter Gelderloos afirma que la noviolencia es inefectiva, racista, estatista, patriarcal, inferior táctica y estratégicamente, y engañosa. Su ataque contra la noviolencia es feroz e implacable. Para valorar las afirmaciones de Gelderloos, primero resumiré mi argumentación a favor de la noviolencia y la argumentación en contra de la violencia que se deriva de ella. A mi juicio, los argumentos de Gelderloos se basan en una doble vara de medir bastante extendida. Además, el autor no consigue explicar en detalle qué niveles y tipos de violencia considera aceptables, una omisión que debilita su argumentación. Finalmente, repasaré las conexiones existentes entre anarquismo y violencia/noviolencia.

Llamamiento a la acción contra las maniobras de la OTAN «Trident Juncture 2015»

Diversos colectivos estamos preparando actos de protesta y de resistencia civil durante el desarrollo de las “supermaniobras” para los que pedimos tu apoyo y colaboración. También invitamos a la descentralización y autogestión de la protesta (organiza tu propia acción desobediente y coordínala con las demás). Desde el movimiento pacifista y antimilitarista de Andalucía existen iniciativas para organizar acciones de desobediencia civil en Barbate del 30 de octubre al 3 de noviembre (frente al Campo de Adiestramiento Anfibio de la Sierra del Retín) con el apoyo de Alternativa Antimilitarista.MOC y de la Red Antimilitarista Europea. Y en Zaragoza estamos organizando actos de protesta del 3 al 6 de noviembre (el Campo de San Gregorio será de nuevo el protagonista de la barbarie militarista). Es urgente demostrar nuestro rechazo a la guerra y a la nueva amenaza de la OTAN. La gente tenemos el poder y la responsabilidad de detener la avaricia y su violencia, de mejorar nuestro frágil y pequeño mundo.

El movimiento 15M y la noviolencia

Me imagino que la mayoría de los que participamos en alguna de las manifestaciones que tuvieron lugar el pasado domingo 15 de mayo, pensaba que íbamos a repetir como tantas veces la familiar experiencia de desfilar por las calles por una causa justa para volver a casa con la sensación de haber participado en algo necesario pero en cierta manera estéril.

Declaración de la UNESCO sobre el carácter no innato de la guerra y la violencia

En la creencia de que es nuestra responsabi­lidad manifestarnos desde nuestras disciplinas sobre las más peligrosas y destructivas activida­des de la especie, violencia y guerra; reconocien­do que la ciencia es un producto cultural huma­no que no puede ser definitivo ni abarcarlo todo; y agradeciendo el apoyo a las autoridades sevi­llanas y de los representantes de la Comisión Es­pañola de la UNESCO; nosotros, los abajo firman­tes, científicos de todo el mundo y especialistas de ciencias relevantes, nos hemos reunido y lle­gado a la siguiente Declaración sobre la Violen­cia. En ella ponemos en tela de juicio cierto número de pretendidos hallazgos biológicos em­pleados, incluso, por algunos en nuestras disci­plinas, para justificar la violencia y la guerra.

Declaración de la IRG sobre noviolencia y lucha armada

Desde nuestro punto de vista, los movimientos de liberación son válidos mientras que fortalecen la autogestión y la autoorganización y reflejan las aspiraciones de las os excluidas os. Pueden contener a muchos grupos sociales y tendencias políticas distintas, pero dependen de la participación de las os que no tienen ningún poder. La liberación que pretenden no puede tener como consecuencia la opresión de otras os, sino que debería respetar los derechos de todas os: somos demasiado conscientes de) peligro de que las os liberadores de hoy pueden convertirse en las os opresores de mañana. En países donde el pueblo ha sido abocado a la resistencia, la IRG y sus miembros se siguen concentrando en fortalecer los elementos noviolentos de las relaciones humanas.

Desobediencia civil y noviolencia en el 15-M

Desde los primeros de la irrupción del movimiento 15M en el solitario páramo de la resistencia social, personas de la red de alternativa antimilitarista-moc hemos participado y nos hemos integrado en la dinámica que este movimiento ha abierto, intentado aportar experiencia, herramientas y puntos de vista para enriquecerlo y fortalecerlo. No es de extrañar esta fuerte afinidad entre el antimilitarismo y 15M, teniendo en cuenta que el movimiento se ha desplegado sobre un marco autoorganizado, asambleario y horizontal, ha proclamado la noviolencia como uno de sus valores identitarios centrales, y ha desarrollado tácticas de desobediencia civil de manual, como la ocupación de espacios públicos, por citar sólo el ejemplo más conocido.